• Margarita Morales

De México a España y viceversa: Alfonso Reyes, ‘el regiomontano universal’


Alfonso Reyes nunca fue visto en España como un inmigrante. Y esto, gracias a sus relaciones humanas e intelectuales con escritores de este país, así como a la gran aportación que hizo a la literatura española. Por eso al pensador regiomontano (Monterrey, 17 de mayo de 1889 – México, 27 de diciembre de 1959) se le considera como uno más entre los grandes de la literatura y el pensamiento español.


Y es que este país fue para el ilustre escritor, filósofo, periodista, traductor y diplomático, uno de los extremos de su obra, siendo México e Iberoamérica los otros, mismos que nunca olvidó en sus responsabilidades como embajador que fue de Francia, Argentina y Brasil.


La Revolución Mexicana, además de la asociación de su padre, el general Bernardo Reyes –quien fuera gobernador de Nuevo León y secretario de Guerra y Marina– con la dictadura de Porfirio Díaz, no favoreció a su familia, menos luego de que su progenitor falleciera en un golpe de estado contra Francisco I. Madero y su hermano participara en el gobierno de Victoriano Huerta. Estos hechos hicieron que el poeta se fuera a Europa, primero a Francia luego a España.


Sus estudios universitarios de abogado egresado en la UNAM y sus relaciones con el mundo literario en México, le dieron formación humanística, de tal manera que la época en la que vivió en España entre 1914 y 1924, fue muy productiva debido, entre otras circunstancias, a los apuros económicos que tuvo, lo cual le hizo desarrollar trabajos como periodista, traductor e investigador literario, sin dejar de ser el poeta que ya era.


Su trabajo en el Centro de Estudios Históricos, en Madrid, bajo la dirección de Ramón Menéndez Pidal, le abrieron las puertas del mundo literario hasta ir alcanzando un reconocimiento en el mundo hispánico, que le dio un poderío intelectual gracias a su relación y amistad con escritores de la talla de Valle Inclán, Azorín, Díez Canedo, Américo Castro, Juan Ramón Jiménez y Menéndez Pidal, entre otros. De hecho, Miguel de Unamuno lo describió con las siguientes palabras: “La inteligencia de Reyes es una función de su bondad”. No en vano, la misma historia lo convirtió en el “regiomontano universal”.


Tan importante fue la relación de Reyes con España, que algunas amistades le sugirieron naturalizarse español para aspirar a un puesto en el gobierno, lo cual no aceptó nunca. Aun así, cuando dejó el país y figuraba como embajador de México en Argentina, en plena Guerra Civil Española, escribió en 1927 un prólogo para su libro “Las vísperas de España”, que refleja no solo la amistad que tenía con este país, sino un amor incondicional.


Para muchos intelectuales de hoy en día, conocer la obra de este pensador mexicano es imprescindible si se quieren comprender algunos periodos de la historia de la cultura española del Siglo XX.


“La obra y la personalidad de Alfonso Reyes siguen despertando un sincero respeto tanto en los ámbitos de la ‘industria cultural’ como en los académicos. Reyes es considerado entre nosotros, como en el mundo entero, un clásico, y como tal es tratado”, expresó el escritor y filósofo español, Agapito Maestre Sánchez, quien es autor de varios ensayos sobre la obra de Reyes.


Sus andanzas por Francia, España y Argentina, no desconectaron nunca a Reyes como escritor, pues aun con sus responsabilidades diplomáticas, hizo investigaciones en Europa para localizar y repatriar documentos históricos mexicanos de gran importancia para el país y siguió escribiendo libros sobre el país y su historia.


En su legado literario dejó una valiosa obra como traductor y editor, además de ser autor de poemas, ensayos, crítica literaria, memorias, narrativa, archivo personal y otras obras.


Si algún libro se puede recomendar de este autor, entre tantos que escribió, es “Visión de Anáhuac”, escrito en 1915, considerado una obra magistral y “seguramente uno de los ensayos más portentosos y bellos de toda la historia de la literatura y el pensamiento de lengua española”, la cual no hubiera sido posible sin la visión que algunos españoles tuvieron de México, “pues este ensayo es, entre otras cosas, un excelente y breve glosario de los españoles que vieron México antes que los mexicanos”.

__________________________________________________________________________________________

Margarita Morales es periodista y editora mexicana con experiencia en medios tradicionales y digitales, gestión de redes sociales, contenidos para blogs y realización de páginas web. Reside en Valencia, España.

131 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo